Gonzalo E. Díaz Murillo MD. Doctor en Medicina y Cirugía

                      ultrasonido - telemedicina

U. Nacional de Colombia
Tel 571-2487018, 57-3102536047     Conferencista
 
     

 

síganos

Evite la Biopsia de Próstata
Biopsia de próstata
Gleason
Cáncer de próstata
Diesel causa cáncer de próstata
Hipertrofia prostática
Obstrucción urinaria
Próstata
Prostatitis
Prostatectomía
Antígeno prostático - PSA
Riesgo de cáncer prostático
Sangre en el semen 
Impotencia
C.M.P.-Próstata
Diagnóstico del cáncer
Ecografía de Próstata

Asesoría médica en demandas en salud

La mujer
Cáncer de seno
Ecografía Ginecológica en color
Enfermedades de la mujer
CMP Mujer
Planificación

Telemedicina
Telemedicina
Telemedicina en la Ley 100
Propuesta al presidente
Servicios
Teleecografía
Èntrenamiento
Telemedicina postrada en Colombia

Infertilidad

CMP-Infertilidad

Infertilidad
Foliculograma
Causas de infertilidad
Cómo solucionar la infertilidad
Evite la laparoscopia
Endometriosis e infertilidad
Infertilidad masculina
Infertilidad y Varicocele
Infertilidad femenina
Infertilidad: Diagnóstico
Fertilización in Vitro
Inseminación artificial
Como saber si sufre o sufrirá infertilidad femenina
ICSI
Chequeo Médico Preembarazo
Tratamientos para infertilidad que fallan frecuentemente
Evite combos de infertilidad


Abdomen
Colon
Ecografía Abdominal en color
Colonoscopia
Colon Irritable
CMP. Abdomen-Colon
Cáncer de páncreas
Estómago
Hígado

Otros temas
Enfermedad de difícil diagnóstico
Hipertensión
Neurología
Pérdida de Peso
Chequeos Médicos Ejecutivos

Desarrollo del cáncer

Ecografía en Color
Telemedicina
Boletín Salud
ley 100
servicios
Telediagnóstico

Investigación
 
Polución en Bogotá


 Medicina ambiental

Posible desastre ambiental en Bogotá

Documental sobre polución

Colombia bloquea  ultrasonido y  telemedicina

Entrenamiento en Ecografía

Interpretación de ecografías

2da opinión médica puede salvar su vida

 

Doctor

LUIS EDUARDO GARZÓN

ALCALDE MAYOR

CR 8 10-65

SANTAFE DE BOGOTA

 

 

 

Apreciado Alcalde:

 

Considerando que la gravedad de la situación no da espera, invocando el derecho de petición consagrado en el artículo 23 de la Constitución política de Colombia, y en los artículos 5, 6 y siguientes del decreto 001 de 1984, respetuosamente solicito a Usted, que:

como Alcalde Mayor de Bogotá, impida en forma efectiva, inmediata, coercitiva y definitiva la circulación dentro del perímetro urbano de Bogotá de cualquier vehículo incluyendo el transporte público, motocicletas y maquinaria que produzca emisiones visibles de humo por sus sistemas de escape, así como la incineración de cualquier material dentro del perímetro urbano de Bogotá, pues estas emisiones causan niveles de contaminación tan altos y venenosos que violan el máximo derecho fundamental de la constitución colombiana, que es también un derecho humano: El Derecho a la Vida. POR SER EL AIRE INDISPENSABLE PARA EL MANTENIMIENTO DE LA VIDA, EL ENVENENARLO ATENTA CONTRA LA VIDA.

Es un hecho que las medidas tomadas hasta el momento no han surtido ningún efecto para controlar la contaminación, pues la exigencia de un certificado de emisión de gases solo asegura hasta cierto punto que los vehículos no circulen sin este certificado, más no impide en forma alguna que los vehículos y maquinarias contaminantes continúen envenenando el aire de Bogotá, y prueba de ello es el nivel de contaminación actual, patente visualmente de los escapes de vehículos y maquinarias, independientemente de que porten o no el certificado de emisión de gases.

Así mismo, el "Pico y Placa" no reduce en forma alguna la contaminación, pues el restringir la movilización durante ciertos horarios, únicamente desplaza los horarios de movilización causando mayor contaminación en los horarios, o días, sin restricción.

Y de igual manera, el Transmilenio no solamente no ayuda a reducir la contaminación, sino que por el mismo hecho de emplear combustión de derivados del petroleo como fuente de energía, aumenta la contaminación, lo cual será más patente en la medida en que los buses envejezcan y las vías se deterioren - como está sucediendo ya, originando aún más contaminación por los trancones que se producirán - y que ya se producen.

El derecho a la vida predomina sobre el derecho al trabajo que argumentarán los responsables del envenenamiento del aire. Y es mucho más sencillo, rápido y factible modificar y adecuar el sistema de transporte para emplear combustibles no contaminantes, que continuar envenenando a todos los habitantes de Bogotá, con la ingenua esperanza de que el mal desaparezca con un sistema ineficiente y contaminante como el Transmilenio, o con un inútil y absurdo certificado de emisión de gases, o peor aún con el "Pico y Placa" que nada solucionan ni solucionarán.

 

Agradeciendo por anticipado su valiosa atención.

 

Muy atentamente,